La tendencia a la concentración de la población en los núcleos urbanos ha provocado que en la actualidad entre el 80% y el 90% de los habitantes del mundo se agrupe en las ciudades. Un escenario en el que los compromisos de sostenibilidad han adquirido un valor creciente. La calidad del agua que bebemos, del aire que respiramos, el tratamiento de los residuos o las alternativas en la movilidad urbana se han convertido en factores clave para el desarrollo sostenible, y en parámetros que nos permiten valorar la calidad de vida de las personas que habitan en nuestros entornos urbanos.

Hoy, además, la tecnología nos ha situado ante nuevas posibilidades para afrontar estos retos. La progresiva implantación de sensores y sistemas inteligentes ha hecho posible recoger datos de los que ocurre en la ciudad de forma constante. Un primer paso en el proceso smartización.

Sin embargo, hasta ahora la captación de la información se ha gestionado individualmente, desde la unidad administrativa en la que recae una competencia concreta de la ciudad. Un modelo de funcionamiento en vertical que ha generado un nutrido y heterogéneo ecosistema compuesto por diferentes sistemas de información y aplicativos que adolecen de deficiencias que hay que superar:

  • Imposibilidad de medir la evolución de las políticas o planes de acción.
  • Falta de automatización de todos los procesos clave.
  • Dificultades para la integración de sistemas y para compartir información.
  • Falta de coordinación entre los diferentes agentes responsables de la gestión de los servicios urbanos.
  • Necesidad de gestionar y medir la calidad en los sistemas actuales de manera integrada.

De los datos al conocimiento

La creciente heterogeneidad de datos, derivada del desarrollo del IoT y las actuaciones de smartización en las ciudades, ha desembocado en la necesidad de contar con soluciones tecnológicas que integren, procesen y muestren en un formato adecuado la información que ayude en la toma de decisiones a los gestores municipales. Plataformas integrales que centralizan, procesan y explotan datos urbanos en tiempo real transformándolos en información con herramientas de business intelligence. Plataformas que proporcionan una visión global de la ciudad, interrelacionando procesos urbanos para coordinar recursos y facilitar la resolución de problemas de manera proactiva, anticipándose a su aparición. Plataformas que muestran la evolución de los indicadores asociados a objetivos clave de la ciudad, extraídos del Plan de Actuación Urbano o definidos por el propio ayuntamiento. Indicadores que establecen cuál es el porcentaje de cumplimiento respecto a lo planificado y que para cada objetivo disponen del detalle de actuaciones planificadas (ejemplo, para el transporte público aumentar el uso del autobús, disminuir el uso del vehículo privado, etc.).

Para dar respuesta a estas necesidades, Ikusi ha desarrollado un innovador sistema de gestión integral, la Plataforma Spider, que se adapta las necesidades de los gestores y agentes responsables de la ciudad, que permite la integración de información procedente de diferentes fuentes y agentes para realizar procesos de monitorización, análisis y predicción de tal forma que genere las herramientas necesarias para conocer el estado y la evolución de la ciudad en su conjunto y que al mismo tiempo permita realizar un seguimiento pormenorizado de los diferente procesos que dan soporte a las políticas y medidas encaminadas a la consecución de una ciudad más sostenible e inteligente.

Una plataforma con resultados contrastados

La plataforma Spider está siendo implantada con éxito en diversas ciudades de España y México (Donostia-San Sebastián, Rivas Vacíamadrid, Puebla y Mérida), ya sea como producto plenamente funcional o en modo piloto. Los proyectos desarrollados en estas ciudades han permitido cuantificar los beneficios asociados a la adopción de una plataforma que facilite la gestión de los diversos procesos urbanos. Entre estos beneficios destacan:

  • Obtención de datos de movilidad urbana en las principales arterias de la ciudad. Los datos obtenidos han permitido evaluar la intensidad del tráfico en su conjunto y compartir la información generada de forma rápida y sencilla entre los diferentes departamentos municipales y la policía, facilitando su sincronización y la toma de decisiones.
  • Integración de los sistemas energéticos y de sostenibilidad, realizando el seguimiento del equilibrio energético de diversos edificios municipales, y colaborando de manera activa en programas de emprendimiento de base tecnológica. Los ahorros energéticos han alcanzado el 15% en algunas de las áreas gestionadas mediante la plataforma.
  • Optimización de los servicios de transporte público, que permite racionalizar y gestionar de forma eficiente los datos actualmente disponibles en el sistema añadiendo la capacidad de visualizar y extraer información significativa para la gestión, explotando grandes volúmenes de datos de muchas fuentes heterogéneas que se están generando en las operaciones diarias de la ciudad/territorio.

Gracias a Spider es posible, por tanto, lograr que la gestión efectiva de los servicios urbanos redunde en un uso más óptimo de los recursos disponibles (ahorro de costes), un incremento de la seguridad para los ciudadanos y sus bienes, una mejora de los tiempos de respuesta y actuación, un desarrollo urbano más sostenible, un desplazamiento más rápido y seguro de los peatones y vehículos, y una inclusión participativa de los ciudadanos en la propia gestión de la ciudad.

En resumen, Spider ha contribuido de forma decisiva a la evolución de estas ciudades hacia un Modelo de Ciudades Inteligente, que tiene como principales objetivos ser más sostenibles (social, económica y medioambientalmente), más eficientes y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, mediante el uso de la tecnología.