Es fascinante la sofisticación la que están llegando las ciudades inteligentes o Smart Cities con el modelo de ciudad 'Sense&Respond' que 'siente' mediante los sensores que aporta IoT, y que 'responde' sin necesidad siquiera de intervención humana. Estamos creando el estado del arte desde el plano tecnológico, pero nos estamos olvidando de para quién estamos haciendo todo esto.

Internet de las Cosas (IoT) se extiende por todas partes y lo está revobcionando todo. Las ciudades son un lugar perfecto para llenarlo de sensores de todo tipo: de presencia de peatones, calidad del aire, tráfico, sensores de prácticamnte cualquier cosa. Todos ellos reportan  una cantidad ingente de datos que, sin tratarlos  mediante tácticas de 'bussiness intelligence', 'big data', algoritmos, etc. no son más que ruido. Todos esos datos deben ser convertidos en información para luego tomar decisiones.